Los hermanos Hernángomez y la Fundación Scariolo juegan un partido de pádel benéfico contra el cáncer infantil