Un total de 128 guardias civiles y medio centenar de agentes riojanos velarán por la seguridad