El francés Sébastien Ogier, campeón del mundo de rallys por quinta vez consecutiva