Más de la mitad de las entradas gratuitas no han sido usadas en los Juegos Olímpicos de Río