El deporte alemán une fuerzas para mostrar su rechazo al partido ultraderechista AfD