La carrera de colores contra la violencia de género reúne a 5.000 participantes en Madrid