Tokio cambia el horario del tenis para evitar colapsos como el de Paula Badosa: "No hay necesidad jugar a 37 grados"