La policía brasileña investiga una posible compra de votos en la elección olímpica de Río de Janeiro