Adriana Cerezo, a sus 17 años, consigue la primera medalla de plata para España en los Juegos Olímpicos de Tokio