El Tour 2018 apuesta por un diseño con nuevas trampas y una complicada crono final