Torres y Mora ponen el broche de oro a la primera prueba de Copa del Mundo