Tokyo inspira la zapatilla MetaRun de 2017 de ASICS, que fusiona diseño y tecnología