Sébastien Ogier se lleva el Rally de Gales por cuarto año consecutivo