Río de Janeiro despide los Juegos a ritmo de música