Río de Janeiro abre su corazón sin límites a los deportistas paralímpicos