La RFEG lamenta la negativa de las empresas españolas para apoyar el Open de España