Tocar acantilados desde dentro, un plan 'salvaje' para los que se atrevan a probar