Pablo Salazar: "Presidir el CSD es lo máximo a lo que podría aspirar"