Nibali acabó La Vuelta con una microfractura en una costilla