El partido de la NFL en México tuvo un impacto económico de 45 millones de dólares