Mireia Belmonte ya tiene su propia figura en el Museo de Cera de Madrid