El K4 500 español celebra "un resultado que sabe a mucho más que a plata"