Golpe de autoridad de Froome y Alaphilippe se lleva la octava etapa