El Gobierno español adecúa su legislación al Código Mundial de la AMA y endurece las sanciones hasta los 4 años