El paseo marítimo de Gijón ardió para festejar el ascenso de Sporting a Primera División