(Crónica) La natación vive una jornada de éxtasis con sabor a revancha