(Crónica) Sergio y Rahm, cara y cruz en el estreno de Valderrama