(Crónica) Orlando Ortega, a la final con suspense pero con opciones de medalla en Londres