La Comisión Ética del COI investiga la acusación de compra de votos para adjudicar la sede a Río