Colas y mucha tensión en el primer partido con control biométrico en el Vicente Calderón