El ostracismo de Joao Félix ante el Eibar: se colocó el pelo hasta 39 veces