Las dos opciones de Cristiano: aceptar el salario del Madrid o marcharse para cobrar más que nadie