Los once fantásticos, al asalto de San Siro