Un aviso de bomba obligó a desalojar el campus donde entrena el Real Madrid