Es obligado llevar a México un 60% de los mundialistas