El objetivo que une a béticos y sevillistas por una noche: conseguir el abono de la próxima temporada