Los números en defensa de Varane y Nacho avalan con creces la confianza de Ancelotti