La ilusión de jugadores y obreros al ver terminado el nuevo Anoeta