El nuevo Gareth Bale: de los pitos a los aplausos en un año