La noche en que un portero fue la estrella marcando el penalti