Un árbitro anima a un niño con síndrome de down a leer una carta delante de todo un estadio