El llanto de miedo de un niño tras los lamentables incidentes de los ultras rusos en Anoeta