Del "jope" de un niño decepcionado por no poder ver a Messi, al "es el mejor" tras firmarle la camiseta