Las lágrimas de una niña China de 6 años tras el exigente entrenamiento de tenis de mesa de su padre: "La dureza es la vida"