Neymar se queda sólo tras su puñetazo a un aficionado: criticado por su amigo Alves, su entrenador y sus compatriotas