La maldición de Neymar: ya se ha lesionado más en París que en cuatro años en el Barça