Griezmann y Neymar, los 'Bad Boys' del mercado de fichajes