La seguridad blinda la sede donde Neymar entró a declarar por la acusación de violación que pesa sobre él