El Barça se planta por Neymar y las negociaciones con el PSG están rotas