Los internacionales, pendientes del lockout